domingo, 30 de noviembre de 2014

El Accidente cerebrovascular es la segunda causa de muerte en el país

En la Argentina, cada cuatro minutos una persona es víctima de un ACV. Casi un 30% de los sobrevivientes queda con discapacidad permanente. Y, a las lesiones físicas cotidianas que genera (como alteración o pérdida del caminar, vestirse, comer, bañarse, hablar, entender o escribir) se suman discapacidades personales y laborales que precisan una rehabilitación no sólo biológica sino también educativa e interdisciplinaria. Es una causa muy frecuente de muerte y la primer causa de invalidez en los adultos y adultos mayores. Generalmente viene acompañado de arterioesclerosis e hipertensión arterial. Esta afección puede prevenirse. 
La Hipertensión Arterial es el factor de riesgo más frecuente, ya que está presente en el 80% de los pacientes que sufren un ataque cerebral en la Argentina. Además, el colesterol alto aumenta el riesgo de que se tapen las arterias, incluidas las que van al cerebro, lo que ocasionaun ataque cerebral. 

Un accidente cerebrovascular (ACV) sucede cuando el flujo de sangre a una parte del cerebro se detiene. Algunas veces, se denomina "ataque cerebral". Si el flujo sanguíneo se detiene por más de pocos segundos, el cerebro no puede recibir nutrientes y oxígeno. Las células cerebrales pueden morir, lo que causa daño permanente.

Hay dos tipos principales de accidente cerebrovascular:
- Accidente cerebrovascular isquémico
- Accidente cerebrovascular hemorrágico
El accidente cerebrovascular isquémico ocurre cuando un vaso sanguíneo que irriga sangre al cerebro resulta bloqueado por un coágulo de sangre. Esto puede suceder de dos maneras:
- Se puede formar un coágulo en una arteria que ya está muy estrecha, lo cual se denomina accidente cerebrovascular trombótico.
- Se puede desprender un coágulo en otro lugar de los vasos sanguíneos del cerebro, o en alguna parte en el cuerpo, y se mueve hasta el cerebro. Esto se denomina embolia cerebral o accidente cerebrovascular embólico.
Los accidentes cerebrovasculares isquémicos pueden ser causados por una sustancia pegajosa llamada placa que puede taponar las arterias.

Un accidente cerebrovascular hemorrágico ocurre cuando un vaso sanguíneo de una parte del cerebro se debilita y se rompe. Esto  provoca que la sangre se escape hacia el cerebro. Algunas personas tienen defectos en los vasos sanguíneos del cerebro que hacen que esto sea más probable. Estos defectos pueden abarcar:
- Aneurisma
- Malformación arteriovenosa (MAV) 
Los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos también pueden ocurrir cuando alguien está tomando anticoagulantes, como warfarina. La presión arterial muy alta puede hacer que los vasos sanguíneos se revienten, ocasionando un accidente cerebrovascular hemorrágico.
Un accidente cerebrovascular isquémico puede desarrollar un sangrado y convertirse en un accidente cerebrovascular hemorrágico.

Debe recordarse que la presión arterial alta es el principal factor de riesgo para los accidentes cerebrovasculares. 
Los otros factores de riesgo importantes son:
- Fibrilación auricular
- Diabetes
- Antecedentes familiares de la enfermedad
- Colesterol alto
- Aumento de la edad, especialmente después de los 55 años
- Raza (las personas de raza negra son más propensas a morir de un accidente cerebrovascular). 

Es importante concurrir inmediatamente a un médico de emergencias ante cualquier manifestación neurológica brusca. Los síntomas más frecuentes son: debilidad o falta de sensibilidad, especialmente en la mitad del cuerpo, problemas para hablar o entender, pérdida de la visión con uno o ambos ojos o dolor de cabeza, inestabilidad o incoordinación, entre otros. 
Para el ataque cerebral existen dos tipos de factores de riesgo: Tratables o modificables y No tratables o No modificables. 
a) Entre los factores tratables, se encuentran: presión arterial alta, cigarrillo, diabetes, alcohol, colesterol alto, drogas (cocaína), fibrilación auricular, problemas cardíacos, alteraciones de la sangre, migrañas, anticonceptivos orales, enfermedad carotídea, dentadura en mal estado, sedentarismo, obesidad y procesos infecciosos. 
b) Entre los no tratables: familiares con ataques cerebrales, edad, sexo masculino, ataque cerebral en el pasado, e infartos silentes en las neuroimágenes. 
Controlar la hipertensión arterial, evitar el cigarrillo, controlar el colesterol y la glucemia sanguíneos, y evitar el sedentarismo y la obesidad son medidas generales para prevenir un accidente cerebrovascular.

Síntomas
Los síntomas del accidente cerebrovascular dependen de qué parte del cerebro esté dañada. En algunos casos, es posible que una persona ni siquiera se dé cuenta de que ha tenido un accidente cerebrovascular.
La mayoría de las veces los síntomas se presentan de manera súbita y sin aviso. Sin embargo, los síntomas pueden ocurrir a intervalos durante el primero o segundo día. Los síntomas por lo general son más graves apenas sucede el accidente cerebrovascular, pero pueden empeorar lentamente.
Se puede presentar un dolor de cabeza, si el accidente cerebrovascular es causado por sangrado en el cerebro. El dolor de cabeza:
- Comienza repentinamente y puede ser intenso.
- Puede empeorar al estar acostado.
- Lo despierta a uno.
- Empeora cuando se cambia de posición o cuando se agacha, hace esfuerzo o tose.
Otros síntomas dependen de la gravedad del accidente cerebrovascular y de la parte del cerebro afectada. Los síntomas pueden abarcar:
- Cambio en la lucidez mental (incluso, somnolencia, pérdida del conocimiento y coma).
- Cambios en la audición.
- Cambios en el sentido del gusto.
- Cambios que afectan el tacto y la capacidad para sentir el dolor, la presión o temperaturas diferentes.
- Torpeza.
- Confusión o pérdida de memoria.
- Dificultad para deglutir.
- Dificultad para leer o escribir.
- Mareos o sensación anormal de movimiento (vértigo).
- Problemas con la vista, incluso disminución de la visión, visión doble o ceguera total.
- Falta de control de esfínteres.
- Pérdida del equilibrio.
- Pérdida de la coordinación.
- Debilidad muscular en la cara, el brazo o la pierna (por lo regular sólo en un lado).
- Entumecimiento u hormigueo en un lado del cuerpo.
- Cambios emocionales, de personalidad y estado de ánimo.
- Problemas para hablar o entender a otros que estén hablando.
- Problemas para caminar.

Pruebas y exámenes
El médico realizará un examen completo para:
- Verificar si hay problemas con la visión, el movimiento, la sensibilidad, los reflejos, la comprensión y el habla. El médico y el personal de enfermería repetirán este examen con el tiempo para ver si el accidente cerebrovascular está empeorando o mejorando.
- Auscultar para ver si hay un ruido anormal, llamado "soplo", al usar un estetoscopio para escuchar las arterias carótidas en el cuello. Un soplo es causado por flujo sanguíneo anormal.
- Revisar la presión arterial alta.

Se pueden hacer los siguientes exámenes para ayudar a encontrar el tipo, la localización y la causa del accidente cerebrovascular y descartar otros trastornos.
a) Una angiografía de la cabeza para buscar un vaso sanguíneo que está bloqueado o sangrando.
b) Un dúplex carotídeo (ecografía) para ver si hay estrechamiento de las arterias del cuello.
c) Una ecocardiografía para ver si el accidente cerebrovascular pudo haber sido causado por un coágulo sanguíneo proveniente del corazón.
d) Una angiografía por resonancia magnética (ARM) o angiografía por tomografía computarizada para ver si hay vasos sanguíneos anormales en el cerebro.
Otros exámenes abarcan:
- Exámenes de sangre
- Un electrocardiograma (ECG) y un monitoreo del ritmo cardíaco

¿Cómo se puede prevenir?
Reducir los factores de riesgo disminuye las probabilidades de tener un accidente cerebrovascular. Es importente promover cambios en los estilos de vida de la comunidad. Es fundamental concientizar a toda la población sobre la importancia de adoptar estilos de vida y comportamientos saludables, a fin de revertir conductas que pueden resultar nocivas para nuestra salud, y la de nuestras arterias", para lo que se debe efectuar:
El riesgo de accidente cerebrovascular es también mayor en:
- Las personas que tienen cardiopatía o mala circulación en las piernas causadas por estrechamiento de las arterias.
- Las personas que tienen hábitos de un estilo de vida malsano tales como el tabaquismo, la dieta rica en grasa y la falta de ejercicio.
- Las mujeres que toman píldoras anticonceptivas (especialmente las que fuman y son mayores de 35 años)
Tratamiento
Un accidente cerebrovascular es una emergencia médica. Se necesita tratamiento inmediato. Las personas que están experimentando síntomas de un accidente cerebrovascular deben llegar al hospital lo más rápido posible. El objetivo del tratamiento después de un accidente cerebrovascular es ayudarle a recuperar la mayor funcionalidad posible y prevenir accidentes cerebrovasculares futuros.
- Si el accidente cerebrovascular fue causado por un coágulo sanguíneo, se puede administrar un fármaco trombolítico para disolverlo. Para que sea efectivo, este tratamiento debe iniciarse dentro de las 3 a 4 1/2 horas desde que los síntomas empezaron. Cuanto antes se inicie este tratamiento, mejores serán las probabilidades de un buen desenlace clínico.
- Otros tratamientos administrados en el hospital dependen de la causa del accidente cerebrovascular. Estos pueden abarcar:
a) Anticoagulantes, como heparina o warfarina, ácido acetilsalicílico (aspirina) o clopidogrel (Plavix).
- Medicamentos para controlar los factores de riesgo como la hipertensión arterial, la diabetes y colesterol alto.
- Procedimientos especiales o cirugía para aliviar los síntomas o prevenir más accidentes cerebrovasculares.
- Nutrientes y líquidos.
- La fisioterapia, la terapia ocupacional, la logopedia y la terapia de deglución se iniciarán todas en el hospital. Si la persona presenta problemas graves de deglución, es posible que deba introducirse una sonda de alimentación en el estómago (sonda de gastrostomía).
La recuperación  de su accidente cerebrovascular comenzará mientras usted está todavía en el hospital o en un centro de rehabilitación. Ésta continuará cuando se vaya a casa desde el hospital o el centro de rehabilitación.
Si el tratamiento con trombolíticos tiene éxito, los síntomas de un accidente cerebrovascular pueden desaparecer. Sin embargo, los pacientes con frecuencia no llegan al hospital a tiempo para recibir estos fármacos o no pueden tomarlos debido a una afección.

El pronóstico después del accidente cerebrovascular depende de:
- El tipo de accidente cerebrovascular.
- La cantidad de tejido cerebral dañado.
- Qué funciones corporales han resultado afectadas.
- La prontitud para recibir el tratamiento.
- Las personas que tienen un accidente cerebrovascular debido a un coágulo de sangre (accidente cerebrovascular isquémico) tienen una mejor probabilidad de sobrevivir que aquellas que tienen un accidente cerebrovascular debido a sangrado en el cerebro (accidente cerebrovascular hemorrágico).
- Los problemas para moverse, pensar y hablar con frecuencia mejoran en las semanas o meses siguientes a un accidente cerebrovascular. Muchas personas que han sufrido un accidente cerebrovascular seguirán mejorando en los meses o años siguientes a éste. Más de la mitad de las personas que tienen un accidente cerebrovascular son capaces de desenvolverse y vivir en el hogar. Otras personas no son capaces de cuidarse sin ayuda.
- El riesgo de un segundo accidente cerebrovascular es mayor durante las semanas o meses después del primero. El riesgo empieza a disminuir después de este lapso.

Fuente: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000726.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada